Escasez: Tiempo es dinero y LA LEY DE PARKINSON.

¿ Tiempo es dinero ? ¿ Dinero es tiempo ?

Durante muchos años estudiando e investigando a fondo los fenómenos de comportamiento humano en todos lo relacionado a las finanzas y a la economía personal y familiar, empecé a notar un patrón; el tiempo y el dinero son dos extremos de una misma escencia.
 
Lo explico en detalleahorra-tiempo-y-dinero-1024x682:

Norman es un jefe de personal en una empresa de mediano tamaño, se estaba esforzando por ajustar sus gastos a sus ingresos. Ya estaba retrasado en el pago de muchas cuentas. Temblaba cada vez que sonaba el teléfono de su casa temiendo que fuera un cobrador.

.

Roman es un jefe de departamento en otra empresa de mediano tamaño, tenía más cosas que hacer que tiempo para hacerlas. Los plazos de entrega habían pasado de “vencidos” a “alarmantemente retrasados”. Apenado había re-programado las juntas. Imaginaba la cara de decepción de su mamá al no recibir ni siquiera una llamada de vez en cuando.

.
La semejanza entre la conducta de Norman y de Roman resultó más que evidente: 
Los plazos no cumplidos para entregar trabajos se parece mucho a los retrasos en el pago de cuentas.
Concertar 2 reuniones o más a la misma hora -comprometer un tiempo que no se tiene- es muy parecido a los cheques sin fondos, el cual representa -gastar dinero que no se tiene-.
Cuanto más ocupado se esté, mayor será la necesidad de decir NO.
Cuanto más endeudado se esté, mayor será la necesidad de absternerse de comprar.
 
En este punto  recordé la famosa ley de Parkison (en realidad son 3 leyes en una): 
  1. “El trabajo se expande hasta llenar el tiempo de que se dispone para su realización”.
  2. “Los gastos aumentan hasta cubrir todos los ingresos”.
  3. “El tiempo dedicado a cualquier tema de la agenda es inversamente proporcional a su importancia” (Parkinson la llamaba key de la trivialidad). 

Estas tres leyes, al igual que otras que Parkinson formuló, como la ley de la dilación o el arte de perder el tiempo y la ley de la ocupación de los espacios vacíos: por mucho e51JDUCNs30L._SX275_BO1,204,203,200_spacio que haya en una oficina siempre hará falta más, son leyes extraídas de la experiencia cotidiana, mediante las cuales, al tiempo que se describe o pone de manifiesto una determinada realidad, se denuncia la falta de eficiencia del trabajo administrativo.

 

La situación se va haciendo relativamente compleja, en casos muy complicados no hay ni tiempo ni dinero. Es como un acto reflejo. 

Consejos: 

En este punto el tipo de consejos que normalmente recibimos no podrían ser de un orden menos filosofal:   “No te undas más. Ya no pidas prestado. Reduce tu gasto al mínimo. Paga tus deudas más viejas primero. Gasta y solo pide prestado con prudencia”. Encabezan la lista. 

Estos llamados “consejos” no son más que una sarta de babosadas que vienen de personas que, al verlo desde afuera, no ven su propia negación o que ellos a su vez tienen su respectivo desmadrito. 

 

Norman y Roman tenían algo tremendamente en común: Cada uno de ellos sentía y experimentaba los efectos de la escasez. 

Pero definamos escasez:  Tener menos de lo que se percibe como necesario. 

Norman se sentía atado monetariamente, con muy poco dinero para todas las cuentas que tenía que pagar.
Roman se sentía presionado, pensaba que tenía muy poco tiempo para hacer todo lo que necesitaba hacer.

Norman pensaba que el fin de su dinero llegaba mucho antes que su fin de mes. Le faltaba mes al final de su dinero. 
Roman pensaba que el fin de su tiempo era prematuro. 

¿ Puede esta conexión común explicar su conducta ? ¿ Acaso la escasez misma hacia que Norman y Roman manifestaran conducatas tan parecidas ? 

Descubrir una lógica común de la escasez tendría grandes consecuencias.

La escasez es un concepto amplio que trasciende con mucho estas anécdotas personales. 

La escasez relaciona más que solo los problemas de Norman y Roman: forma un acorde común en muchos problemas de la sociedad. Estos problemas se presentan en diferentes culturas, condiciones económicas y sistemas políticos, pero en todos actua la escasez.

¿ Puede existir una lógica común para la escasez, que opere en todos estos diversos escenarios ? 

Estaba demasiado ocupado para no hacerlo…. así que lo hice…. 

Continuará…

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *