La Perla.

-Kino vive en un pueblo de Pescadores en la costa del pacífico mexicano junto a su esposa Juana y su hijo Coyotito.  Apenas pueden sobrevivir de las perlas que sacan del fondo del mar y que deben vender al precio que les impongan los comerciantes de joyas, todos ellos coludidos para engañar a los pescadores, pagándoles pequeñas cantidades por cada perla.

Kino sueña con pescar la perla que le cambiará la vida, esa que le permitirá comprar una nueva lancha, un rifle, vestidos para Juana y pagar la educación de Coyotito. Y un buen día encuentra “la perla del mundo” con lo que cumplirá su sueño, pero ésta no solo cambia su vida, sino también la de todos los pescadores y la de la comunidad donde vive-

El anterior es un resumen de LA PERLA, libro escrito por John Steinbeck en donde por medio de esta historia narra al mundo en pocas palabras el verdadero “cuento” del analfabetismo financiero y nulo manejo emocional que viven la mayoría de las familias latinoamericanas aun hoy en pleno siglo XXI. Con LA PERLA, Steinbeck logró un clásico de la literatura universal que nunca dejará de impactar por su pasión, su crudeza y su profunda tragedia. LA PERLA fue escrita en 1944 y es tan impresionantemente vigente como si la hubiera escrito el año pasado. Steinbeck obtuvo el premio nobel de literatura en 1962.

Pero vamos por partes, ¿ qué es cultura, educación e inteligencia financiera ? Es el conocimiento, información, contexto y contenido,  creencias y paradigmas de todo lo relacionado a la forma en que interactuamos con el dinero.  Todo esto tiene un papel preponderante (ahora que la palabra está de moda con lo del IFT) en la forma en que tenemos para producir resultados financieros, la forma en que nos sentimos al respecto y sobre todo lo que sucederá en el largo plazo en nuestras vidas en materia de pesos y centavos.

En LA PERLA, Steinbeck de una manera cruda desnuda la realidad financiera en que viven la mayoría de las personas en el mundo pero sobre todo en Latinoamérica .  Kino y Juana representan una pareja como cualquier otra, de clase baja,  son en términos prácticos; analfabetos, la actividad económica a la que dedican su vida, les da apenas para “medio vivir” pero no tienen otro conocimiento  de cómo ganarse la vida, es lo que aprendió de su padre y a su vez él de su abuelo,  además “aceptan” lo que le dan,  de la misma manera que millones de ciudadanos “aceptan” lo que les quieran pagar. Atrapados en un callejón sin salida, víctimas… o ¿ responsables ? de su situación.  Sueñan con un “golpe de suerte” que les cambiará la vida, ignorantes de que la solución está precisamente en eliminar ésta última, y dirigirse hacia el camino del conocimiento.

Kino y Juana son tú y tu pareja, somos mi pareja y yo, son cualquiera pareja actual, representa de mil maneras la forma en que nos comportamos en el día a día, nuestros miedos acerca de no tener suficiente dinero, nuestros miedos de tener suficiente o demasiado dinero, nuestra esperanza en “resolver” todo por un acto de “suerte”; nuestro deseo de sacar adelante a nuestros hijos y que por ningún motivo les toque vivir lo que nosotros vivimos, todo esto junto con un profundo y casi irremediable sentido de escasez, de nada es suficiente. Si no tienes cultura, educación e inteligencia financiera no importa cuánto dinero tengas, nunca será suficiente, más dinero solo te traerá mayores problemas, conflictos más grandes, tal como a Kino y a Juana:  -pero ésta no solo cambia su vida, sino también la de todos los pescadores y la de la comunidad donde vive-

¿ Por qué ? Simplemente porque Fuimos educados para pensar en el corto plazo, nunca en el largo plazo. Fuimos educados para pensar como pobres; (la única diferencia entre un rico y un pobre es su forma de pensar, sus paradigmas, sus herramientas mentales y emocionales para responder y actuar en nuestro mundo actual)  fuimos educados para vivir, sentir y experimentar la escasez en todas sus formas. Fuimos educados para sufrir por todo aquello que no podemos comprar, pero también fuimos programados para sufrir por todo aquello que si fuimos capaces de comprar pues sin éste conocimiento, no importa cuánto dinero tengas, no importa cuántas cosas compres, no importa cuántos días puedas vivir sin trabajar, en tu mente y en tu alma siempre habrá un sentimiento de NO SUFICIENTE.  Si no tengo porque no tengo, y si sí tengo mejor me lo gasto antes de que se me acabe, y se me acaba como terrible consecuencia.

Es como el viejo chiste:
Si Robin Hood les robaba a los ricos para dárselo a los pobres… al robarles a los ricos y dejarlos sin nada y al dárselos a los pobres, ¿ no tendría en ese preciso momento que robarlos de nuevo a los “nuevos ricos” para dárselo a los “nuevos pobres” ?

Nuestro idioma está plagado de frases que hacen alusión a la forma en que vemos, entendemos y experimentamos el dinero, frases que a la vez son paradigmas; pedazos de software que se ejecuta una y otra vez en la computadora de nuestro cerebro, algunos en contra, otros a favor. Muchos contrarios entre si, anulándose. Frases tales como: “Es mejor tener amigos que dinero”, “a las mujeres ni todo el amor ni todo el dinero”, “¿ Acaso crees que estoy hecho de dinero ?”, “El dinero no crece en los árboles”, “Es más fácil que un camello pase por el ojo de una agüja que un rico entre al reino de los cielos”;  “Hay que chingarse pa’l mai’z”, y un largo etc etc.  Todas estas frases el mensaje que envían en comunicación interna es NO ALCANZA, NO INSISTAS;  además:  no vuelvas a tocar el tema.

La genialidad de Steinbeck es notoria principalmente porque enseña sin pretender enseñar, porque critica sin pretender criticar, porque es parodia social pero a la vez es una simple historia literaria, una novela.

Para despedirme de este post, lo haré con una frase del multimencionado libro, -A partir de ese momento vigilarían de cerca a Kino y a Juana para ver si la riqueza no los volvía locos, como le pasaba siempre a la demás gente-

¿ Eres de los que no tienen dinero por miedo a que el dinero te cambie ?  Tómalo con filosofía.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *